Una herida es una lesión que surge cuando la piel u otros tejidos del cuerpo se dañan. Las heridas generalmente se clasifican como cerradas y abiertas.

Heridas cerradas

Cuando una persona tiene una herida cerrada, la superficie de la piel está intacta pero los tejidos subyacentes están lesionados. Un moretón (contusión) es un tipo común de herida cerrada, generalmente ocasionada por traumatismo cerrado. Los moretones ocurren cuando los pequeños vasos sanguíneos debajo de la superficie de la piel se dañan y la sangre se filtra en los tejidos circundantes.

Signos y síntomas de las heridas cerradas

El área afectada puede lucir de color rojo o púrpura, y puede haber hematoma y edema. 

Atención de primeros auxilios en heridas cerradas

Aplicar una bolsa de hielo en el área con hematoma puede ayudar a que disminuya el sangrado y a reducir el dolor y la hinchazón. Para hacer una bolsa de hielo, llene una bolsa plástica con una mezcla de agua y hielo. Antes de colocar la bolsa de hielo sobre la piel de la persona, envuélvala en una toalla seca y fina para proteger la piel de la persona de lesiones.

Sostenga la bolsa de hielo en el lugar durante no más de 20 minutos, elevar el área lesionada puede ayudar a reducir la hinchazón, pero no eleve el área lesionada si hacerlo causa dolor.

 

 

 

Heridas abiertas

En el caso de una herida abierta, la superficie de la piel está rota y la sangre puede salir a través de la rotura de la piel, ocasionando un sangrado externo (sangrado que es visible en la parte externa del cuerpo).

Clasificación de heridas abiertas

Abrasión

Corresponden a erosiones o rasmilladuras, comunes en los niños, son superficiales, irregulares y de extensión variable. Se producen con mayor frecuencia en codo, talón de la mano y rodillas, son dolorosas y producen ardor. Se infectan fácilmente debido al contacto directo con la tierra y sus microorganismos, principalmente las esporas del tétanos.

Cortante

Producidas por objetos afilados como latas, vidrios, cuchillos, que pueden seccionar músculos, tendones y nervios. Los bordes de la herida son limpios y lineales, la hemorragia puede ser escasa, moderada o abundante, dependiendo de la ubicación, número y calibre de los vasos sanguíneos seccionados. Se producen, mediante el impacto violento de un objeto cortante que provoca un corte limpio, a menudo muy sangrante, con los bordes de la herida abiertos. En este tipo de heridas, el sangrado suele ser abundante lo que asegura su limpieza y reduce el riesgo de infección.

Laceración 

Producidas por objeto de bordes dentados (serruchos o latas). Hay desgarramiento de tejidos y los bordes de las heridas son irregulares. Se producen mediante el impacto violento de un objeto punzante sobre la piel estirada. Los bordes de la herida son muy irregulares. El proceso de curación suele ser más lento de lo habitual y existe tendencia a la formación de cicatrices. Laceraciones de gran tamaño requieren puntos de sutura quirúrgica para igualar los bordes y para luego cerrar adecuadamente la herida.

Avulsión

Ocurre cuando se arranca una porción de la piel, y algunas veces del tejido subyacente, total o parcialmente. Las avulsiones son comúnmente causadas por mordidas de animales. Las personas mayores también son susceptibles a heridas por avulsión como resultado de una caída u otro traumatismo, porque su piel es frágil y se quiebra fácilmente. Las heridas por avulsión a menudo causan un sangrado importante.

Heridas punzantes

Son producidas por elementos con punta, como clavos, astillas, alambres, palillos y algunas mordeduras de animal (como las de serpiente). La extensión es reducida (se observa la incisión y es difícil determinar la profundidad). El sangrado es escaso pero tienen alto riesgo de infección especialmente en objetos oxidados o sucios.

Heridas penetrantes

Son causadas por armas de fuego o armas blancas, tienen un pequeño orificio de entrada con sangrado externo escaso a moderado. Pueden alcanzar varios centímetros de profundidad, comprometiendo órganos internos, provocando un estado de shock y hemorragias masivas.

Herida por mordedura de animal

La más común es de canino, los bordes son generalmente irregulares, puede existir desgarro y pérdida de tejido (si un perro ataca nunca forzar, el intentar quitar la pierna produce más daño). Tienen un alto riesgo de infección ya que son heridas sucias y con saliva, además de presentar distintos mecanismos de daño (desgarro, cortante, penetrante).

Es importante evaluar si el ataque fue por accidente o por una conducta agresiva del animal, además de identificar si éste es conocido y tiene sus vacunas al día, de no serlo informar en atención primaria (consultorio, centros médicos) para evaluar administración de vacuna antirrábica.

Picaduras

Causadas habitualmente por insectos o ácaros, algunos inoculan venenos que producen desde dolor hasta necrosis (destrucción de tejidos).

Por arma de fuego

Son un tipo especial de heridas ya que no daña sólo por el agente que penetra (bala), sino que también por la energía cinética de ese agente. Por ello es que aunque la herida sea pequeña, el daño a los tejidos se puede extender a una zona más amplia.

 

 

También se pueden clasificar en:

  1. Superficial : compromete sólo piel.
  2. Profunda : compromete tejido subcutáneo hasta el hueso, incluso fracturas.
  3. Simple o leve: compromete sólo un tipo de tejido.
  4. Complicada o grave: compromete dos o más sistemas.

 

Profilaxis del tétanos

Cuando una herida es profunda o está sucia, usted debe buscar atención de un profesional de la salud, especialmente si no sabe o no recuerda cuándo se dio la última vacuna antitetánica de refuerzo, o si hace más de 5 años que no se da una vacuna antitetánica de refuerzo.

El tétanos es una infección bacteriana grave que puede surgir como resultado de una herida punzante o una laceración profunda. La bacteria que causa el tétanos se encuentra normalmente en el suelo o en los excrementos de animales.

Una vez que ingresó en el cuerpo a través de una herida sucia o profunda, las bacterias producen una toxina poderosa que puede causar la parálisis muscular y la muerte. Los signos y síntomas de la infección con tétanos incluyen espasmos y rigidez muscular.

Los espasmos y la rigidez empiezan en la mandíbula y el cuello, provocando dificultad para tragar (un clásico signo de tétanos). Mientras la infección avanza, los espasmos y la debilidad muscular se propagan al abdomen y luego al resto del cuerpo.

Aunque estos efectos de la toxina del tétanos pueden ser manejados a través de la administración de una antitoxina, la prevención a través de la inmunización es una mejor estrategia.

La serie inicial de la vacuna antitetánica generalmente se aplica durante la niñez, y la inmunidad se mantiene a través de una vacuna de refuerzo cada 10 años. La tasa de mortalidad por infección de tétanos es mayor en las personas que nunca fueron inmunizadas para el tétanos y las que no mantuvieron una adecuada inmunización mediante vacunaciones de refuerzo regulares.

 

 

 

Técnicas de hemostasia

Compresivas y torniquete.

Con apósito estéril se cubre y comprime la herida hasta que cese el sangramiento, si no cesa, sobre ese apósito coloque otro.

Primeros Auxilios y curación de heridas 

  1. Lavado de manos con agua y jabón.
  2. Utilizar guantes de procedimiento.
  3. Evaluar el tipo de herida.
  4. Lavar idealmente con suero fisiológico, pero si no se tiene, lavar con agua limpia de la llave. En caso de heridas sucias utilizar agua y jabón neutro.
  5. Secar con gasa estéril o paño limpio de dentro hacia fuera, dar pequeños toques sin frotar.
  6. Realizar desinfección en bordes con antiséptico de uso tópico como clorhexidina.
  7. Colocar un apósito o gasa estéril, cubrir con tela adhesiva y cubrir con vendaje.
  8. Eliminación de guantes de procedimiento y lavado de manos.

 

 

Heridas abrasivas

  • Tranquilizar al afectado.
  • Realizar curación.
  • No necesita atención de urgencia.
  • El objetivo de la intervención es prevenir la infección.

Heridas cortantes

  • Detener la hemorragia mediante presión con un apósito o paño limpio.
  • Comprimir la herida y vendar.
  • Derivar a un servicio de urgencia (se evaluará vacuna antitetánica).

Heridas contusas

  • Aplicar frío local.
  • Elevar la extremidad.
  • Pueden observarse moretones (hematomas).
  • Derivar a un centro asistencial.

Heridas Penetrantes

  • Aplicar PAS
  • Llamar a emergencias.
  • Verificar si el afectado está consciente.
  • Aplicar RCP si corresponde.

Se pueden observar signos de shock (piel pálida, presión baja), esta condición es de gravedad, por tanto mientras se espera la llegada de personal especializado:

  • Evitar que la persona se enfríe (abrigar si es necesario).
  • Recostar con las piernas en alto para favorecer el retorno venoso.
  • Si el objeto está incrustado inmovilizarlo, nunca intentar retirarlo del cuerpo.

En caso de heridas en fracturas expuestas, contener sangrado antes de inmovilizar.