El sistema nervioso es un conjunto de órganos que están formados por tejido nervioso y su unidad básica, las neuronas.

 

 

La neurona consta de cuerpo celular, soma, y tiene unas estructuras llamadas dendritas que llevan la información hasta este cuerpo celular y a partir de este surge el axón a través del cual se van transmitiendo los impulsos nerviosos.

 

 

Al final aparecen unas prolongaciones, unas dendritas finales, las teledendritas y a través del espacio sináptico conectarán con las dendritas de la neurona siguiente y así se va transmitiendo el impulso nervioso.

 

La función del sistema nervioso es recibir información de receptores externos, procesarla y enviar órdenes.

El sistema nervioso es como un conjunto de cables que llevan la información de receptores externos o internos hacia un ordenador central en donde esta información que llega se procesará, se coordinará, se integrará y al final, elaborará unas respuestas, unas órdenes, que se enviarán a través de otros cables hacia lo que llamamos efectores externos o internos que obedecerán esas órdenes.

El sistema nervioso central sería ese ordenador central y el sistema nervioso periférico sería toda esta red de cables que se distribuyen por todo el cuerpo.

Esta metáfora nos sirve para introducir las dos principales partes del sistema nervioso:

  • Sistema nervioso central (SNC).
  • Sistema nervioso periférico (SNP).

 

 

Sistema Nervioso Central (SNC)

El sistema nervioso central (SNC) es la parte del sistema nervioso hacia la que llega información y es a partir de la que sale la información.

Procesa toda esta información y genera órdenes.

Como se puede ver en esta imagen del sistema nervioso consta de dos partes fundamentales: el encéfalo y médula espinal.

 

Encéfalo

Consta de cerebro, que es la parte más grande, después el cerebelo y el tronco del encéfalo.

 

 

Tronco del encéfalo a su vez se puede dividir en tres partes que son el mesencéfalo, la protuberancia y el bulbo raquídeo.

En la imagen a la protuberancia la llaman Puente de Varolio.

 

 

 

 

El tronco encefálico también se le puede llamar tallo encefálico. A veces se utilizan diferentes nombres para las mismas estructuras.

El encéfalo está protegido por el cráneo.

Si nos centramos en el cerebro, como podemos ver en esta imagen, consta de dos hemisferios, derecho e izquierdo, lo estamos viendo desde arriba, que están separados por una cisura y la superficie se llama corteza cerebral y se pueden ver unos pliegues que se llaman circunvoluciones cerebrales que es en donde están las funciones más avanzadas del ser humano.

El cerebelo, como se ve en la imagen, está en la parte postero-inferior, debajo del cerebro hacia atrás y tenemos el tronco del encéfalo al final que será el conecta con la médula espinal.

Hemos dicho que consta de mesencéfalo, protuberancia y bulbo raquídeo.

 

Médula espinal

Después está la médula espinal que es este cordón nervioso y está protegido por la columna vertebral.

Específicamente va por el conducto vertebral que es una superposición de los agujeros vertebrales.

El cuerpo vertebral está por la parte de delante de la médula espinal y esta sirve para comunicar encéfalo con el resto del cuerpo.

Lleva información hacia el encéfalo e información desde el encéfalo al resto del cuerpo y como podemos ver en la imagen anterior consta de una parte cervical, una dorsal, otra lumbar y otra sacra.

 

 

Sistema Nervioso Periférico (SNP)

Es que el que conecta el sistema nervioso central con las diferentes partes del cuerpo.

El sistema nervioso periférico es el que lleva la información hacia el sistema nervioso central y es a través del cual salen las órdenes desde el sistema nervioso central a la periferia.

Como su mismo nombre indica, va hacia la periferia, es decir, hacia las zonas más distales del organismo.

Cuando hablamos de distal, queremos decir que se aleja, que está distante de la parte central del cuerpo y proximal es que está más próximo al centro del cuerpo. Por eso decimos que el SNC es proximal y el SNP es distal.

Las estructuras fundamentales del SNP son dos: los nervios y los ganglios nerviosos.

 

 

Los nervios

Los nervios son conjuntos de fibras nerviosas y estas a su vez son cúmulos o grupos de axones de muchas neuronas. Podríamos decir que los nervios representan el “cableado eléctrico” de nuestro cuerpo, que conecta nuestros órganos con la fuente de poder, ubicada en el sistema nervioso central. Los “cables” o nervios en el sistema nervioso periférico que transmiten mensajes desde y hacia el cerebro pueden ser:

Los nervios craneales, que conectan el cerebro directamente con las estructuras de la cabeza como los ojos, los oídos y la cara. Tenemos 12 pares craneales que conectan nuestro cerebro con los órganos y músculos de nuestra cabeza, es decir, los ojos, los oídos, la nariz, la boca, etc.

 

 

 

Nervios espinales

Los nervios espinales, que emergen de la médula espinal y se conectan con el resto de los órganos. En nuestro cuerpo hay 31 pares de estos, cada uno conectado con una región del cuerpo; son grupos de fibras sensoriales y motoras que derivan de la médula espinal.

 

 

Los ganglios

Los ganglios son agrupaciones de cuerpos celulares neuronales que forman una especie de órganos de apariencia esférica, los cuales están recubiertos o contenidos por una cápsula.

 

Enfermedades del SNP

El sistema nervioso periférico es más susceptible a distintos tipos de afecciones, ya que no está protegido por huesos como lo está el sistema nervioso central, que está contenido en las cavidades óseas que llamamos “cráneo” y “columna vertebral”.

Muchas de estas afecciones al sistema nervioso periférico se conocen como neuropatías periféricas, y son el resultado de daños en los nervios periféricos. Los síntomas varían mucho dependiendo del tipo de nervio periférico que es afectado, pero en general se caracterizan por adormecimientos, dolores intensos, sensibilidad extrema, debilidad en las extremidades y otras zonas corporales.

También pueden presentarse como falta de coordinación y parálisis (sistema nervioso somático), problemas digestivos, de vejiga y de presión cardíaca (cuando afecta el sistema nervioso periférico autónomo).

Las principales causas de neuropatías periféricas son: traumatismos, infecciones, problemas metabólico, condiciones o desórdenes hereditarios, exposición a toxinas, enfermedades autoinmunes, tumores, diabetes, afecciones de la médula ósea.

 

Últimas entradas de Paula Rojas H (ver todo)