TEC

Traumatismo encéfalo craneano se define como un cambio brusco de energía que genera daño físico y/o funcional al contenido del cráneo. Se debe distinguir de la contusión de cráneo, ya que ésta última produce solo daño al hueso como tal y se asocia solo a dolor local.

Clasificación

TEC abiertos: es cuando la dura madre o la membrana que cubre al cerebro, se rompe en alguna zona y deja de aislar al cerebro del exterior, aunque sea por un milímetro o menos.

Es posible que exista fractura craneana, si el paciente presenta:

  • Pérdida de líquido cefalorraquídeo.
  • Sangre por el oído o por la nariz.
  • Moretón alrededor de los ojos o detrás de la oreja.
  • Con estos síntomas puede incluso sufrir de meningitis.

TEC cerrados: es cuando después de un golpe, el cerebro no tiene contacto con el exterior, puede existir una fractura, pero si la dura madre (meninge que cubre el cerebro) está intacta, es un TEC cerrado.

Causas

Accidentes laborales, caídas de altura, agresiones físicas, lesiones deportivas, accidentes de tránsito.

Signos y síntomas más característicos

-Amnesia que sigue a la lesión (incapacidad de recordar lo sucedido).

-Confusión, sentirse ausente o no pensar con claridad.

-Compromiso de conciencia (desorientado, respuesta a estímulos disminuida).

-Mareos persistentes.

-Cefalea (dolor de cabeza) en un solo lado del cráneo (hemicránea).

-Alteración de la conciencia en forma progresiva, por ejemplo, una persona que respondía coherentemente a las preguntas puede verse confundido pasado unos minutos.

-Alteración de la respiración y pulso.

-Náuseas y vómitos explosivos. No sigue la secuencia normal de náuseas (ganas de vomitar) y luego intentos de vómitos, esto es repentino.

-Agitación psicomotora (inquietud exagerada del cuerpo, deambulación, gestos rápidos,  repetitivos) y convulsiones.

-Ver luces centelleantes.

-En casos graves pueden tener crisis epiléptica.

En el Soporte Vital Prehospitalario de Trauma (PHTLS) de todo paciente con un TEC moderado o grave debe estar orientado a realizar evaluación primaria y secundaria.

 

 

Primeros Auxilios en personas con TEC

  • Estabilización cervical manual.
  • Reposo absoluto.
  • Observar si hay salida de líquido por la nariz u oídos, protege con apósito si es necesario.
  • Si hay emesis se debe trasladar por riesgo de daño cerebral.
  • Si el TEC es abierto tratar la herida.
  • Mantener la vía aérea permeable, especialmente si el accidentado está inconsciente.
  • Controlar respiración.
  • Respiración artificial, si es necesario (riesgo de contagio de COVID-19).
  • Evaluar pulso.
  • Observar las pupilas, deben estar en PIRRL (pupilas iguales, redondas y reactivas a la luz).
  • No dar nada a ingerir por la boca.
  • Abrigar al lesionado.
  • Trasladar a un centro asistencial.

-Todo traumatismo moderado o grave debe estar orientado a la reanimación cardiopulmonar, asegurando vía aérea y circulación efectiva.

-Siempre considerar posibilidad de lesión medular, el cuello no debe moverse para despejar la vía respiratoria, en este caso se utiliza la tracción mandibular (como se revisará más adelante), e inmovilización del cuello.

-Evitar compresión del collar cervical, puede provocar dificultad en el retorno venoso y la circulación.

No mover a la víctima

-Solo lo estrictamente necesaria, estabilizar cabeza-cuello (poner manos a ambos lados de la cabeza y debajo de los hombros).

-No permitir que la cabeza se vaya hacia delante.

Contener los sangrados

-Controlar hemorragias visibles, la baja de presión arterial en un TEC aumenta en un 100% la mortalidad, por tanto se debe prevenir la pérdida de volumen sanguíneo causada por el sangrado. Las hemorragias son la principal causa de baja de presión en el TEC.

Evaluación neurológica

-El daño neurológico se evalúa con una escala llamada Glasgow, ésta es muy utilizada en los servicios de urgencia de todo el país, el valor más bajo es 3 (daño severo) y el más alto 15 puntos.

Considera respuesta a estímulos en los siguientes aspectos:

-Apertura de los ojos.

-Respuesta verbal -Respuesta motora (del cuerpo).

-Mantener la cabeza en 30° de inclinación, en línea, sin rotación ni flexo-extensión del cuello, esto mejora la circulación (solo en personas sin hemorragia).

Administración de oxígeno

Administrar oxígeno la máxima concentración posible en caso de estar disponibles.

-Nunca utilizar sondas o introducir objetos en la nariz para descongestionar.

-Tampoco sacar o mover objetos que puedan haber quedado incrustados.

Trasladar al centro asistencial más cercano, se debe explicar que hay síntomas que pueden aparecer posteriormente, por tanto necesita evaluación médica aunque la persona no se vea comprometida.