El shock hipovolémico hemorrágico, es una situación grave que ocurre cuando se pierde gran cantidad de sangre, haciendo con que el corazón deje de ser capaz de bombear la sangre necesaria para todo los órganos y tejidos, causando una descompensación a nivel metabólico y colocando la vida del individuo en riesgo.

 

Este tipo de shock suele ocurrir después de un traumatismo generado por un accidente de tránsito o caídas de gran altura, pero también puede ocurrir durante una cirugía. Para tratar este shock y evitar complicaciones, es necesario acudir rápidamente al hospital para que se trate la causa que está originando la pérdida de sangre y compensarla a través de transfusiones sanguíneas o la reposición de fluidos a través de vía intravenosa.

 

 

Los principales signos y síntomas 

  • Dolor de cabeza constante, que puede empeorar.
  • Tensión baja.
  • Cansancio excesivo y mareos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Piel muy pálida y fría.
  • Respiraciones cortas y superficiales.
  • Dedos y labios azulados.
  • Sudoración excesiva.
  • Confusión y ansiedad.
  • Pulso débil.
  • Sensación de desmayo o pérdida de la conciencia.

 

Principales causas

El shock hipovolémico normalmente surge cuando existe una hemorragia que provoca la pérdida excesiva de sangre, como ocurre en casos de heridas o cortes muy profundos, accidentes de tránsito, caídas de gran altura, hemorragia interna, úlceras sangrantes y menstruación muy intensa.

Además de esto, las situaciones que provocan pérdida de líquidos, también puede contribuir a la disminución de la cantidad de sangre en el organismo. Algunas de estas causas incluyen diarrea prolongada, quemaduras muy graves o vómitos excesivos.

 

Cómo ocurre el shock hipovolémico

Al haber menor cantidad de líquidos y/o de sangre en el organismo, el corazón no puede bombear la sangre que contiene oxígeno a todos los órganos y tejidos, esto causa la muerte de las células y pérdida del funcionamiento de los órganos vitales, generando como consecuencia un síndrome de disfunción multiorgánica, que si no es tratado a tiempo, podría causar la muerte del individuo.

El shock hipovolémico puede ser fatal, pudiendo causar un paro cardíaco, gangrena en las extremidades del cuerpo y daño permanente en el cerebro, riñones u otros órganos.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el shock hipovolémico se realiza a través de un transfusión sanguínea y de la administración de suero directamente por vía intravenosa. Además de esto, se debe tratar la causa que está generando la hemorragia, siendo fundamental para detener el sangrado o la situación que está causando la pérdida de líquidos.

Para que ocurra una muerte por shock hipovolémico, la cantidad de sangre y/o de líquido perdido debe ser de 1/5 del volumen total de la cantidad de sangre de un ser humano, lo que significa, que la pérdida debe ser de 1 litro de sangre aproximadamente.

 

 

Últimas entradas de Paula Rojas H (ver todo)