Una hemorragia se define como la salida de sangre de un vaso sanguíneo (arteria, vena y capilar), pueden producirse por la severidad de la herida.

En algunos casos se pierden importantes cantidades de sangre provocando pérdida de conciencia (colapso o shock) e incluso la muerte. Es importante efectuar todos los pasos necesarios para detener la pérdida sanguínea.

Clasificación

-Internas: se produce en el interior del organismo y se acumula en él.

-Externas: se produce en el exterior, son visibles.

-Exteriorizadas: se producen en el interior y toman contacto con el exterior por orificios naturales. Según dónde se producen:

-Hemorragia Venosa: sangra en forma continua, color rojo oscuro.

-Hemorragia Arterial: sangra a borbotones, color rojo claro.

-Hemorragia Capilar: sangra en forma pareja en pequeñas gotas.

 

 

La más grave es la arterial, la pérdida de grandes volúmenes afecta de manera significativa el transporte de oxígeno y nutrientes a todo el organismo. Al existir un déficit de requerimientos se produce lo que llamamos shock.

 

 

 

Signos y síntomas

Dependerán de la gravedad y el tipo de hemorragia producida, los más comunes son:

-Alteración del pulso que puede presentarse:

-Rápido (más de 100 latidos por minuto).

-Débil (dificultad en la palpación).

-Ausencia de pulso.

-Respiración rápida (más de 20 respiraciones por minuto) y superficial.

-Piel pálida, fría y sudorosa.

-Pupilas dilatadas.

-Alteración en el nivel de conciencia, semi-consciente o sin respuesta a estímiulos del medio.

-Sed debido a la pérdida de líquido en el organismo.

-Náuseas y vómitos.

 

Los primeros auxilios están destinados a:

-Detener el sangrado y prevenir el shock.

-Trasladar a un centro asistencial de inmediato y en ambulancia.

 

Primeros Auxilios según tipo y lugar de producción

 

 

 

 

 

Hemorragias Capilares

-Lavar la zona con agua.

-Realizar curación simple y vendar.

-Lo más probable es que el sangrado cese a los pocos minutos gracias al mecanismo de coagulación.

El sangrado nasal es un ejemplo de rotura capilar, en este caso inclinar la cabeza hacia adelante y presionar la parte baja de la nariz por 15 minutos.

Al realizar los Primeros Auxilios se debe realizar lavado de manos y usar equipo de protección personal.

 

Hemorragias Venosas

 

-Comprimir por 5 minutos (contados con reloj).

-Colocar un apósito o paño limpio sobre la herida.

-Levantar la extremidad afectada sobre el nivel del corazón.

-Si la hemorragia no se detiene con la presión directa y el apósito está empapado, no retirarlo; colocar otro encima y seguir presionando y trasladar a un centro asistencial.

-Colocar al afectado en posición cómoda, preferentemente horizontal y con los pies en alto.

 

Hemorragias Arteriales

 

-Colocar un apósito o paño limpio sobre la herida.

-Levantar la extremidad afectada.

-Ubicar palpando la arteria de la zona afectada y comprimir fuertemente (aumentando la presión con el peso de nuestro propio cuerpo).

-Colocar al afectado en posición horizontal y evitar que se enfríe, abrigar si es necesario, esta acción contribuye a prevenir el shock.

-El uso del frío ayuda, ya que produce vasoconstricción de los vasos sanguíneos, esto solo en la zona de hemorragia y una vez contenida.

-Trasladar de manera prioritaria.

 

 

 

Hemorragias de riesgo vital

 

  1. Cuando la hemorragia se produce en una extremidad y ésta no se logra detener.
  2. La sangre sale profusamente desde la herida.
  3. La ropa está empapada en sangre o visualizar importante pérdida de sangre.
  4. Si la víctima está confusa, desorientada o inconsciente. En estos casos la persona debe ser trasladada al servicio de urgencia.

Debemos tener en lo posible un equipo de Primeros Auxilios y evaluar el lugar donde se encuentra la herida, si es que es en un brazo o pierna. Ver la posibilidad de contar con un torniquete controlado o improvisar uno.

 

 

 

No debe ser aplicado durante mucho tiempo, porque por una parte, detenemos la hemorragia, pero por otra, afectamos la perfusión de sangre del tejido circundante. Se debe aplicar hasta detener la hemorragia, no deben ser compresiones extensas, que duren horas, la idea es ir evaluando y ver por un periodo de tiempo de 30 minutos aproximadamente si va liberando la tensión, luego trasladar a emergencia.

Si no existe la posibilidad de aplicar un torniquete, se debe cubrir con abundantes apósitos, aplicar presión digital directa con vendaje compresivo y trasladar a centro asistencial.

En el caso de tener hemorragia arterial en cuello, hombro o ingle, hacer compresión directa y trasladar.

 

Consecuencias de una gran pérdida de sangre

 

La pérdida de sangre puede derivar a un shock hipovolémico y si no se corrige empeorará a una parada cardiorespiratoria y la muerte. Para ello se debe prevenir la triada de la muerte, acidosis, coagulopatía e hipotermia, por esta razón debemos cubrir al accidentado.

Por estas razones se debe evaluar:

  • Estado de conciencia, mareo, confusión.
  • Pulso rápido y débil.
  • Respiración rápida y superficial.
  • Palidez de mucosas, sudoración fría y pegajosa.

 

Últimas entradas de Paula Rojas H (ver todo)