Epilepsia,  Primeros Auxilios

Primeros Auxilios en Crisis Epiléptica

Es una enfermedad crónica, caracterizada por una predisposición a presentar crisis epilépticas espontáneas y recurrentes, las que se producen por descargas eléctricas anormalmente sincronizadas y excesivas de las neuronas de la corteza cerebral. Las manifestaciones clínicas de las crisis epilépticas pueden ser variadas y dependen del área de la corteza cerebral donde se originan.

 

Las crisis epilépticas se pueden manifestar a través de diversas formas: movimientos involuntarios de las extremidades, sensaciones físicas, como hormigueo, náuseas y dificultad para hablar, entre otras. También suele expresarse a través de episodios en que si bien la persona parece estar consciente, con los ojos abiertos, se desconecta del medio, no responde a estímulos y presenta conductas automáticas, como sacarse la ropa, repetir frases o palabras incoherentes, mover las manos o boca.

Como prevención, las personas epilépticas deben llevar un brazalete que los identifique como tales, además de las dosis y medicamentos que usan con regularidad.

Signos frecuentes de crisis convulsiva

  • Inconsciencia, la persona está “ida” y no responde a estímulos. Mirada perdida.
  • Movimientos musculares rígidos, “sacudidas”.
  • Dilatación de las pupilas.
  • Relajación de esfínteres, no hay control de micción (orina) ni defecación (deposición).
  • Tensión en la mandíbula, tendencia a masticar.
  • En algunos casos pueden salivar.

Pueden ser provocadas por epilepsia, traumatismos y tumores cerebrales, fiebre, intoxicaciones, abstinencia o abuso de alcohol y otras drogas. Es más frecuente en los extremos de la vida (niños y ancianos).

 

 

 

Primeros Auxilios en convulsiones

  • El objetivo principal es evitar que la persona se dañe. 
  • Mantener la calma y pedir ayuda.
  • Retirar objetos de alrededor con los que pueda golpearse.
  • Poner almohadillas u objetos blandos alrededor, proteger la cabeza con un cojín.
  • Retirar los anteojos de la persona con crisis epiléptica.
  • No interferir con sus movimientos, contener suavemente.
  • No mover ni inmovilizar.
  • NUNCA introducir los dedos ni objetos a la boca de una persona que está convulsionando, ya que podría cortarlos.
  • Colocar al paciente de costado si es que hay vómitos o exceso de saliva.
  • Soltar corbata, cinturón, ropa ajustada que pudiese interferir con la respiración.
  • Es importante que alguien tome el tiempo que dura la convulsión, esta pregunta la realizará el médico posteriormente.
  • Pasada la convulsión evaluar vía aérea y respiración, colocar a la persona de costado, en posición lateral de seguridad.
  • No administrar medicamentos orales.
  • Acompañar hasta que se recupere o llegue la ayuda.
  • Trasladar a un centro asistencial para evaluación médica, si es necesario.

 

Últimas entradas de Paula Rojas Hormazábal (ver todo)