Enfermería,  Fleboclisis,  Lavado de manos,  Médico Quirúrgico,  Medicamentos,  Paramédico,  Perfusión,  Solución fisiológica,  Sueros,  TENS,  Vía Parenteral,  Vía venosa,  Venoclisis

Fleboclisis

La fleboclisis o venoclisis consiste en la canulación de una vena de manera tal que, a través de ella, se puedan introducir al torrente circulatorio líquidos, sangre, fármacos o sustancias para el soporte nutricional del paciente. La fleboclisis también se utiliza para inyectar medios de contraste con fines diagnósticos como por ejemplo para las flebografías, entre otros.

La fleboclisis puede utilizarse para la inyección intravenosa directa, para la administración por goteo de algún medicamento que no pueda suministrarse por otra vía o se requiera de su acción rápida y para la infusión continua de soluciones. Las vías de acceso venosas pueden ser centrales o periféricas.

 

 

Equipo y materiales

Las vías de acceso venosas pueden ser centrales o periféricas. Las vías centrales utilizan la vena subclavia, la yugular interna o con menos frecuencia la vena femoral, con el fin de canular la vena hasta llegar a la aurícula derecha.

Los accesos centrales se utilizan en pacientes que deben recibir alimentación parenteral por largo tiempo o deben recibir soluciones concentradas que pueden generar daños de las venas de bajo calibre.

Los accesos periféricos permiten la canulación de venas periféricas y generalmente se usan para colocar soluciones isoosmolares con la sangre. Las venas más utilizadas son las de la extremidad superior a nivel de la parte anterior del codo, el antebrazo o el dorso de la mano.

Dependiendo del tipo de acceso se seleccionará el equipo y materiales necesarios. El calibre y la longitud del catéter, así como el calibre de la aguja de punción se seleccionan en función del volumen que se debe inyectar, del grosor de la vena del paciente, tipo de líquido que se va a inyectar y la edad del paciente.

Los calibres de las agujas de punción van de 14 a 24 Gauge. Los más gruesos como el número 14 o 18 se utilizan para cirugías, transfusiones o para suministrar grandes volúmenes líquidos. Los calibres más pequeños como el número 24 se utilizan en niños, recién nacidos y pacientes oncológicos.

Leer ahora  Cálculo de Gotas y Microgotas

El equipo que se utiliza incluye una riñonera con material estéril como guantes, jeringa desechable, solución fisiológica, agujas para la punción venosa (mariposas), sistema de perfusión para goteo (estéril), obturador, adhesivo, torniquete, algodón y solución antiséptica.

 

Procedimiento

Primero se debe hablar con el paciente e informarle acerca del procedimiento que se va a efectuar. Se deben aclarar las dudas que pueda tener, respondiendo de manera sencilla a las preguntas que este tenga bien hacer.

El personal sanitario que realice el procedimiento debe lavarse previamente las manos con agua y jabón o con algún gel antiséptico. Luego se colocará los guantes estériles.

Se procede a preparar el material, se retira el sistema de perfusión de su envoltorio estéril, se cuelga y se purga. Se cierra el obturador.

Se coloca el torniquete unos 5cm por encima del sitio donde se realizará la punción venosa. Se selecciona la vena y se hace la selección del catéter o de la mariposa según los parámetros anteriormente descritos. El calibre escogido siempre deberá ser menor que el calibre de la vena.

Se desinfecta la superficie de piel inmediatamente adjunta a la vena que se va a utilizar. Esto se hace de manera circular de adentro hacia afuera con un algodón impregnado de alcohol o de alguna otra solución antiséptica.

Se hace la punción en el sentido del flujo venoso que va de la periferia hacia el corazón y con el bisel de la aguja dirigido hacia arriba. Si se trata de un catéter flexible entonces se procede a la punción. Una vez dentro de la vena se introduce el catéter guiado por la aguja y poco a poco se retira la aguja.

Se debe comprobar la canalización de la vena por la salida de sangre hacia la cámara posterior del catéter o hacia la parte posterior de la mariposa.

Se conecta el sistema de perfusión presionando la vena por encima del punto de inserción. Se retira el torniquete y se asegura con adhesivo el catéter o la aguja (mariposa) a la piel.

Leer ahora  Pérdidas Insensibles y Balance Hídrico

Se ajusta el goteo de la solución y se comprueba que el sistema esté perfundiendo correctamente.

Se retira el material, se retiran los guantes y se vuelve a lavar las manos.

Se hace el registro en el reporte de enfermería con el nombre del paciente, el número de la cama, la hora del procedimiento, el tipo de solución y los fármacos colocados según la indicación médica.

 

 

Cuidados de enfermería

Los cuidados de una fleboclisis son necesarios para evitar las complicaciones. Las complicaciones más frecuentes son la infiltración, la obstrucción del flujo, la tromboflebitis, las infecciones, la embolia gaseosa y la sobrecarga hemodinámica.

Cuidados generales

  1. Verificar la permeabilidad de la vía.
  2. Mantener las normas de asepsia.
  3.  Mantener purgado sin aire el sistema de infusión y cualquier solución añadida al sistema.

Prevención de complicaciones

La infiltración ocurre cuando el catéter no está bien colocado en la vena o cuando este se sale de la vena. Por lo tanto, la solución se inyecta fuera de la vena, lo que genera ardor, dolor y edema local. Esta es una indicación para cambiar la venoclisis.

La obstrucción del flujo puede ocurrir por dos causas. La primera, que exista sangre coagulada en la aguja o en el catéter que impida el paso de solución o enlentezca su paso. En este caso se procede a colocar una solución de heparina para destapar el sistema de lo contrario deberá cambiarse el catéter o la mariposa. La segunda ocurre cuando la punta del catéter queda adosada a la pared de la vena y esta la obstruye; en este caso se moviliza el catéter y debe empezar a fluir la solución.

La embolia gaseosa puede ocurrir por la inyección de aire dentro del sistema al no purgar las vías o la inyectadora que se carga con medicamentos. Por esta razón debe tenerse un cuidado particular con todo sistema de inyección intravenosa cerciorándose que el sistema no contenga aire.

Leer ahora  Enfermedad de Parkinson y Cuidados de Enfermería

Las tromboflebitis suelen ocurrir cuando no se selecciona la vía adecuada para soluciones hipertónicas o para la inyección de medicamentos potencialmente irritantes que pueden dañar la pared interna de la vena.

Dentro de la prevención de infecciones, las normas de asepsia son sumamente importantes, ya que cualquier elemento que se introduzca en el torrente circulatorio que no esté estéril podrá generar un problema infeccioso que puede derivar en una sepsis con afectación de múltiples órganos. Por esta razón todo el material debe estar estéril, no puede reutilizarse y el personal de enfermería debe cumplir con normas para el manejo de dicho material y de las superficies que puedan contaminarlo.

La sobrecarga hemodinámica ocurre cuando no se controla el flujo o goteo y no se siguen las indicaciones médicas. Esto es particularmente importante en pacientes con problemas cardíacos en los que debe mantenerse un estricto control sobre el balance hídrico.

 

Instructora en Primeros Auxilios, RCP y DEA.
Técnico en Enfermería de Nivel Superior.
Experto Técnico en Prevención de Riesgos.
Heartsaver CPR /AED/ First-Aid Heart Center, National CPR Foundation.
Cursos de Especialización en Salud Cardiovascular e Hipertensión Arterial, Harvard University, Medical School, Estados Unidos.
Colegiada en Colegio Nacional Paramédico y TENS de Chile.
Compartir
Covid-19 😷

SIGAMOS RESPETANDO LAS MEDIDAS PREVENTIVAS

Las cuales son principalmente el respeto al distanciamiento social, el lavado permanente de manos, la limpieza y desinfección de superficies, la utilización de mascarillas cuando se está cerca de otras personas y la ventilación de los ambientes.

PREVENCIÓN EN SALUD PROACTIVA

www.prevencionsaludproactiv.com